Sobreviviente de cáncer de seno y de ovarios comparte su jornada de un año y su labor de defensoría.

Sobreviviente de cáncer de seno y de ovarios comparte su jornada de un año y su labor de defensoría.

Para leer la primera parte de mi jornada del cáncer, haga click aquí.

Al final de la primera parte, me habían diagnosticado cáncer de seno en etapa IV con metástasis a los 32 años; y menos de un mes después encontraron que el cáncer de seno se había esparcido a los dos ovarios.

Mi oncóloga,  la Dr. Rajini Manjunath, me había dicho que tenía un tipo agresivo de cáncer de seno, con marcadores de tumor triple positivo y necesitaba iniciar el tratamiento de quimioterapia inmediatamente.

El 9 de diciembre, solo diez días depués de saber que tenía cáncer de seno y de ovarios, empecé tratamientos intensivos de quimioterapia (seis rondas en total) en el centro de cancerología de Advocate Sherman Hospita. El 23 de diciembre de 2015, el día que mi hijo cumplió dos años, mi largo cabello negro se comenzó a caer por primera vez. Perdí todo el cabello antes de la segunda sesión. Decidí cortarlo completamente y fue entonces cuando comencé a investigar y a enterarme por mí misma y para informar a mi familia sobre los efectos secundarios de la quimioterapia.

Empecé el año nuevo 2016 creando una página de Facebook llamada #PrayingforElida. Mis razones para crearla fueron:

  • Pedir oraciones diarias a las 9 p.m. para mí y mi familia.
  • Compartir las actualizaciones semanalmente sobre mi jornada del cáncer con mis familiares y amigos.

Me dieron una peluca gratis para mi uso, pero me causó irritación en la piel, por lo que decidí acoger los cambios en mi cuerpo y me mostré completamente calva. Recibí muchas palabras positivas y de ánimo. A partir de entonces mi calendario se llenó, al tiempo que empecé a hacer defensoría para la comunidad latina a través de la organización Making Strides for Breast Cancer de la Sociedad Americana del Cáncer.  Acordamos trabajar en la concientización bilingüe, y empecé ayudando con las preparaciones para la caminata en Soldier Field en Chicago.

Para marzo y abril mis niveles de cáncer se habían reducido significativamente; los siguientes pasos era una histerectomía total y una mastectomía doble. No sabía nada sobre la razón por la que me dio cáncer, ya que mi prueba genética confirmó que no era hereditario.

El cinco de mayo (5/5) el ginecólogo James Dolan, me hizo una laparotomía exploratoria con histerectomía total en el hospital Advocate Lutheran General. El reporte indicó que no hallaron células de cáncer.  Mi segundo MRI del seno mostró que los tumores de cáncer eran casi invisibles. Entonces mi cirujano plástico, el doctor Stefan Szcerba y mi cirujana del seno, la doctora Rachel Baer hicieron el plan para la reconstrucción y la extirpación de ambos senos.

En julio, tres días antes de mi aniversario 11, me sometí a una operación de seis horas, con mastectomía doble en Advocate Sherman Hospital. Después de ocho semanas empezamos la reconstrucción del seno y otra vez los reportes de patología resultaron negativos. Mi Dios, mis dos equipos de cirujanos, mi equipo de oncólogos e infinitas plegarias, lograron el resultado que deseaba escuchar: Estaba en remisión, y no quedaban rastros cáncer de.

Nuestro tratamiento de radiación se a terminado! Mi piel se quemó, pero nueva está saliendo! Un año ha pasado y eh avanzando en la fe, con esperanza y muy fuerte.

Les pido que aprendan de mi historia, que defiendan su salud cuando sientan algún síntoma anormal en el seno, que se hagan autoexamen de mamas cada mes y los exámenes anuales preventivos a tiempo. Sin importar su raza, edad, sexo o situación económica, estos exámenes pueden ayudarles a mantener su femineidad, su maternidad y la anatomía de su cuerpo libre de cicatrices, intacta, con la posibilidad de una vejez agradable.

También quiero dejarles un recordatorio y unas palabras de aliento a todas las pacientes con cáncer de seno y de ovario; es un dicho que decíamos en español cuando mi hijo estaba aprendiendo a caminar: “paso a pasito, poquito a poquito”.

A veces necesitamos ver más allá del tiempo en el que estamos restringidos- necesitamos pensar más allá de nuestros años, necesitamos vivir de tal manera que honre a Nuestro Creador, necesitamos encontrar el lado positivo en cualquier situación, y Sobre todo nunca perder la esperanza.

Related Posts

Comments

About the Author