La vacuna contra el COVID-19: mitos y realidad

La vacuna contra el COVID-19: mitos y realidad

Desde marzo de 2020, los miembros del equipo de Advocate Aurora trabajan incansablemente en la lucha contra la pandemia de COVID-19. La vida se ve diferente en casi todos los aspectos, y todos queremos volver a la normalidad. Finalmente, tenemos la salida en nuestras manos: una vacuna.

Aunque la vacunación masiva es la única forma de ponerle fin a la pandemia, muchos mitos circulan alrededor de este éxito científico. Es importante conocer la realidad sobre la vacunación contra el COVID-19, que comenzó a implementarse en los sitios Advocate Aurora esta semana para los miembros del equipo de la primera línea. Debemos usar los datos científicos para tomar decisiones respecto de la vacuna, en lugar de la información errónea que se difunde en las redes sociales.

A continuación, se detalla lo que usted debe saber sobre tres mitos frecuentes.

Mito n.º 1: La vacuna hará que me enferme de COVID-19.

Realidad: No lo hará. Es imposible contraer el virus a partir de la vacuna, que se crea mediante la tecnología de ARNm, en lugar de un virus vivo. El ARNm es una pieza de material genético inofensivo que genera un mecanismo desencadenante en el organismo para producir la proteína del pico del coronavirus.  A continuación, el organismo reconoce esta proteína y produce anticuerpos que le impiden a usted enfermarse del virus. Esta tecnología simula una infección real sin que usted haya estado expuesto al virus.

También es importante tener en cuenta que la vacuna contiene pocos ingredientes y ningún conservante. La vacuna no contiene mercurio ni metales pesados, y no proviene de las células fetales. La vacuna es segura. Y si bien los efectos secundarios frecuentes pueden incluir dolor en el brazo, febrícula y cansancio, estos síntomas simplemente demuestran que el organismo está respondiendo a la vacuna de manera adecuada. Los beneficios de obtener la vacuna superan con creces cualquier riesgo.

Mito n.º 2: Cuando reciba la vacuna, estaré protegido; y podré dejar de tomar las precauciones que me protegen contra el virus.

Realidad: Debemos continuar con el uso de la mascarilla y la práctica de la distancia social. En el transcurso del tiempo, y una vez que se logre vacunar a suficientes personas, podremos volver a la normalidad; pero por ahora debemos seguir tomando precauciones. Según estudios relacionados con la vacuna aprobada, es posible que las personas vacunadas continúen diseminando el virus incluso si no se enferman. También llevará tiempo vacunar a suficientes personas en nuestras comunidades para reducir la transmisión del virus. Esperamos aprender más sobre esto a tiempo, pero debemos continuar con el uso de la mascarilla, la práctica de la distancia social y el lavado de manos frecuente.

Mito n.º 3: La vacuna contiene un microchip que se usará para hacerme un seguimiento o alterará mi ADN.

Realidad: Esto es falso. Existe una enorme campaña de desinformación que circula en las redes sociales y que no está basada en datos científicos. Si bien fomentamos firmemente el uso de la vacuna, queremos asegurarnos de que las personas que rechazan la vacuna hagan uso de información precisa para tomar esa decisión. Instamos a las personas a que obtengan información sobre la vacuna solo de fuentes acreditadas. Advocate Aurora Health continuará enviando información de estas fuentes para ayudar a que usted se mantenga informado.

Si desea obtener más información sobre la vacuna, haga clic aquí.

El Dr. Robert Citronberg se desempeña como Director Médico Ejecutivo de Enfermedades Infecciosas y Prevención en Advocate Aurora Health.

Además, haga clic aquí para obtener información sobre cómo detectar consejos médicos dudosos en las redes sociales.

Related Posts

Comments

About the Author

Dr. Robert Citronberg
Dr. Robert Citronberg

Dr. Robert Citronberg is Executive Medical Director of Infectious Disease and Prevention for Advocate Aurora Health.