La lucha de una mujer contra el cáncer de seno alcanzó grandes distancias

La lucha de una mujer contra el cáncer de seno alcanzó grandes distancias

Un diagnóstico de cáncer de seno nunca es fácil, pero es especialmente difícil cuando no puede encontrar el tratamiento y la atención que necesita. Para Erika de 38 años, la lucha por recibir tratamiento la llevó de Illinois, a su país de origen, México, y nuevamente a Illinois.

“Cuando recibí mi diagnóstico, tanto mi esposo como yo nos preocupamos mucho no solo por el diagnostico, sino porque no teníamos ningún recurso financiero o seguro de salud”, recuerda Erika. “A pesar de lo complicado que fue mi decisión, sentí que la única opción era regresar a mi país de origen, México, para buscar ayuda médica, dejando a mi familia sola”.

Tenía razón al tener miedo. El cáncer de seno es la principal causa de muerte entre las latinas y las mujeres hispanas. Lo más preocupante aún, la enfermedad se diagnostica con mayor frecuencia a una edad temprana y en una forma más agresiva para las mujeres latinas e hispanas.

En el transcurso de los siguientes seis meses, Erika permaneció en México y se sometió a una mastectomía de la mama izquierda, radiación y quimioterapia. Esperaba que su sacrificio detuviera el cáncer y evitar que siguiera avanzando.

Pero poco después de regresar a su casa en Illinois, notó una masa alarmante en su seno derecho. A través del Centro de Recursos Familiares Mano a Mano, una organización comunitaria dedicada a brindar apoyo y recursos a las familias inmigrantes, Erika conoció a Viv Lafin, una navegante laica para el Programa Hispano de Cuidado de Senos en Advocate Good Shepherd Hospital.

“Cuando conocí a Erika, estaba desesperada por una solución, y necesitaba que la revisaran rápidamente”, explica Lafin. “A los pocos días teníamos todos sus registros médicos de México y habíamos reunido un equipo de atención para ayudar”.

Mientras Lafin cuidaba a la hija pequeña de Erika, el Dr. Roberto Montoya, oncólogo médico bilingüe, y su equipo realizaron un examen inicial, seguido de una mamografía, ultrasonido y otras pruebas.

“Era imperativo que mi condición y tratamiento fueran guiados por un médico que hablara mi idioma nativo”, dice Erika. “La siguiente pieza del rompecabezas fue descubrir cómo podíamos pagar mi tratamiento sin seguro”.

El equipo pudo ayudar al esposo de Erika a encontrar trabajo en Advocate Good Shepherd, obtener la cobertura de seguro familiar, encontrar ayuda financiera para cubrir el costo de las inyecciones de Erika e incluso ayudar a Erika a usar una computadora para inscribir a su hija en el preescolar.

“Cuando caminas con un paciente en su travesía, no paras después del resultado de una prueba o examen”, continúa Lafin. “El asegurarnos de que Erika y su familia estén bien física y mentalmente fue realmente importante para nosotros. Es por eso que le ofrecimos recursos de nuestro Centro de Medicina Integrativa para aliviar su ansiedad, y la pusimos en contacto con nuestros navegadores financieros para ayudar a aliviar esa carga también”.

Hoy, Erika está libre de cáncer y ha construido un sólido sistema de apoyo a través del grupo de supervivencia de habla hispana en el hospital. Erika y Lorena, otra paciente del Programa Hispano de Cuidado de Senos, hablan casi todos los días. Ellas han encontrado fuerza, alegría y consuelo la una con la otra. Juntas, han enfrentado su diagnóstico y ahora, están enfocadas en el futuro.

“Esta experiencia me acercó tanto a mi familia como a Dios”, concluye Erika. “Estoy muy agradecida por cada uno de los cuidadores que he conocido a través de mi enfermedad y el tratamiento posterior. Hoy, puedo decir que me siento bien y saludable. Espero con ansias todos los planes que pueda hacer para mi futuro”.

Para comprender su riesgo de cáncer de seno, responda nuestro breve cuestionario de salud sobre los senos.

Related Posts

Comments

About the Author

Kristen Johnson
Kristen Johnson

Kristen Johnson, health enews contributor, is a public affairs and marketing manager with Advocate Aurora Health. She previously worked as a speechwriter and staffer on Capitol Hill. She enjoys running marathons, good coffee and exploring Chicago’s many neighborhoods.